Make your own free website on Tripod.com

La Piel

Estructura de la Piel

Home
Estructura de la Piel
La Epidermis
Renovación Celular de la Piel
La Queratina
La Dermis

corte_piel.jpg

 

 

 

A grandes rasgos, la piel presenta una estructura con dos capas diferentes: una más externa, la epidermis, formada por tejido epitelial y otra más interna, la dermis, formada por tejido conjuntivo.

 

El tejido epitelial es determinante en la formación de la piel, y más concretamente en la formación de la epidermis.

 

Este tejido es llamado también epitelio cuando recubre las superficies limitantes externas del organismo. Se llama endotelio cuando recubre las superficies internas, como en el caso de las paredes arteriales y venosas, del tubo digestivo o del corazón.

 

Las células del tejido epitelial se hallan fuertemente unidas entre sí y pueden presentarse formando una sola capa de células o formando varias. En este último caso, el tejido epitelial recibe el nombre de poliestrato; esto es, varios estratos o capas.

 

El otro tipo de tejido que nos interesa dentro del tema de la piel es el tejido conjuntivo, que forma la dermis. El tejido conjuntivo está muy extendido por todo el cuerpo, y su misión es trabar, unir, envolver, sostener y reforzar a los demás tejidos.

 

Ambos tejidos, el epitelial y el conjuntivo, son de suma importancia en la formación y existencia de la piel, pues mientras la epidermis carece de vasos sanguíneos, la dermis proporciona las sustancias con las que aquélla puede nutrirse.

 

La piel tiene además unos órganos anexos, como las uñas, los cabellos, las glándulas sebáceas y las glándulas sudoríparas.